Hoy en día vivimos muy desconectados de nuestra esencia, en el quehacer y en el hacer, se nos pierde, el ser y el estar.